Caleidoscopio

Fragmentos de interior

Objetos animados VIII

El vigilante.
El vigilante
___________________
Des objets animés VIII
Le veilleur

11 Comments

  1. jajaja q bueno!
    los arquitectos en Praga toman vodka antes de diseñar no? q ciudad tan divertida arquitectónicamente…
    y q gusto ver el blog tan activo!

  2. Esas ventanas parecen unos ojos contemplativos, pero tus ojos estaban por encima, que chulas las miradas, sigue así lene, muacks, un besazo

  3. jajaja, Isra! yo allí tomé en una placita un vaso de vino caliente con especias que estaba de muerte, pero no era apto para luego ponerse a hacer nada serio. Así que quizá los arquitectos le den a ese brebaje antes de entrar a trabajar!

    Hola, Andy, tienes razón, podía titularse “el vigilante vigilado”. Un besazo.

  4. Mmmmmm… me recuerda a una ranita picaruela al acecho de cualquier bichejo despistado… :-)

  5. El vigilante tiene sueño. Cualquier día de estos se queda dormido y vendrán a robar la casa todos los ladrones del mundo… Pero se encontrarán las ventanas cerradas.

  6. Ah, sí, el vino dulce caliente, estaba fuertecito… Una vez me lo tomé con una de esas salchichazas-chorizo que vendían en las casetas de la plaza y me sentó como un tiro.
    Cuando fui yo -hace un par de años- hacía mucho frío y ya estaba el ambiente navideño. Preciosa ciudad.
    http://conde-duque.blogspot.com/search/label/Praga

  7. parece urbanismo galaico. He llegado a tu blog a través del de Abir. Me gusta mucho!!! Un beso

  8. No sé por qué al ver la foto he pensado en Alicia en el País de las Maravillas. Por cierto, a mí también me encantan los gatos!

  9. Hola, Marcos,
    mejor una ranita que no una gran cucaracha kafkiana ;) Eso sí, como saque la lengua, más que algún bichejo, se va a llevar un barrio entero!

    Hola, conde, la Praga que encontré estaba muy parecida a la que he visto en tu blog, ya con mucho frío y ambiente prenavideño. Un día probé las gigante-salchichas esas de los puestos, pero sin duda me quedo con los trdelnik, unos bollos que hacían en la plaza de la torre del reloj y que parecían brazaletes: perfectos para calentar el estómago. :)

    Bienvenido, Ulyanov! Pues tienes razón, la fotillo recuerda a cuando Alicia crece tanto que se queda atrapada en la casa del conejo blanco y el tejado de paja hace de pelo y las ventanas de ojos :)
    Un beso.

  10. Jejeje!!! Tiene que estar hecho a posta, no me creo que no se dieran cuenta, jejeje!!!
    Besos,

  11. Quién sabe, quizá en su origen no estaba pero como Praga es la ciudad de las metamorfosis… ;)
    Besos, guapa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*

© 2017 Caleidoscopio

Theme by Anders NorenUp ↑