Caleidoscopio

Fragmentos de interior

Category: Otros (page 1 of 2)

¡¡España Campeona!!

¡Felicidades!

:)

Conciertos

A las pocas semanas de llegar a Roma, yendo en metro, escuché una canción que me hizo levantar los ojos del libro y no volver a bajarlos después. Era Mario, del Ecuador, como se nos presentó, guitarra en mano, camisa blanca con bordados rojos, pelo negro recogido en una coleta y un bolsito colgando sobre la cintura. Cantaba con Roger, que hacía los coros al tiempo que tocaba el violín. Sonó El Carretero. El vagón se convirtió en un paréntesis que se deslizaba bajo tierra repleto de sus acordes, los viajeros nos transformamos en un público atento y respetuoso. Se bajaron con el bolsito algo más engordado y cerrando el paréntesis tras de sí.

Hace unos días volví a escuchar El Carretero, no de la voz de Mario, no en un vagón de metro. Esta vez habíamos pagado todos por adelantado. En el escenario: Buena Vista Social Club. Y me acordé de Mario, del Ecuador, con su bolsito tejido con un paisaje andino.

Muchas gracias y buen proseguimiento, (como se despediría él).

Happiness

I was once asked “What is your idea of happiness?” and I said “A clear horizon
Alfred Hitchcock.

He leído en el blog de conde-duque que hoy hace 30 años de la muerte de Hitchcock. Yo también le quiero dar mi pequeño homenaje.

Hace un par de años, y durante 60 días, me asomé a un paisaje en el que nunca estuve. Hay 215 cielos, tantos como fotogramas. Los pájaros, que al principio eran personajes habituales, dejaron de posar para mí y se fueron a otras fotos en otros paisajes. Hay 39 días grises, 17 de nubosidad variable y 4 de horizonte despejado.
Siempre llegan pequeños fotogramas de felicidad.

(he subido el gif muy pequeñito y aún así pesa 5 megas y pico, no sabía que sesenta días a trescientos píxeles pudieran ocupar tanto!)

Fallos

¿Qué cataclismo es este?
El jueves mi teléfono se quedó mudo, al menos a mí no me hablaba. Si era afonía o enfado lo desconozco.
Según tengo entendido a los demás les repetía insistentemente un tut-tut-tut…, a saber con qué fines.
Por fin le volvió la voz la mañana del sábado, pero esta vez sólo se comunicaba conmigo. Tras preguntarle el porqué de su comportamiento me confesó que había cambiado, que ya no era el de siempre, que no se reconocía. ¡Bueno, me tenía que tocar un teléfono con problemas psicológicos!
La noche del domingo sonó un ring.

-¿dígame?
-ehh… ¿hola?
-hola
-Uy, qué raro, estoy llamando a mi casa y me sales tú.
-Sí, es mi teléfono, que tiene problemas de personalidad, y debe de haber adoptado la del tuyo.
-¿perdón?
-Pues eso, que desde hace unos días, le ha dado por cambiar, y ahora se hace pasar por un 409****
-¡Sí, sí, ese es mi número!
-Vaya, lo siento. Oye… y tu teléfono no se hará pasar por el mío, ¿no?
-No, mi teléfono está mudo.
-Uf, ten cuidado, así empiezan…
-Ah, gracias.

Ayer me confesó que echaba de menos su antigua vida y que volvía a su ser habitual. Ya por fin me habla y me deja hablar.

Ahora lo que no me funciona es internet. Agradezco a un vecino generoso que no haya cerrado sus puertos (o su puerta?) y que me “permita” esta visita a los mundos virtuales. Navegar no es fácil, estoy pegada a la ventana, con el ordenador en un ángulo preciso, mirando cada dos por tres el simbolito en forma de radar que me indica si la comunicación peligra, y apartando a mi gata por si su rabo interfiere la señal. Pero eso no es todo y el desmoronamiento tecnológico continúa: mi email tampoco va.

Pd.: Si la psicosis termina os lo haré saber.

43 corazones

Un amigo me ha enviado 43 corazones dentro de una cajita, una colección preciosa de corazones hallados y capturados por su mirada.

:)
(gracias)

43 corazones

Mientras esta carta recorría los kilómetros que nos separan, yo, aun más lejos, descubría en suelos neoyorquinos otros corazones que buscan ser cicatrizados.

Para O.

Corazón cicatrizando

La lettre, de Renan Luce.

___________________
43 cœurs
Un ami m’a envoyé 43 cœurs dans une petite boîte, une ravissante collection de cœurs trouvés et capturés par son regard.
:)
(merci)
Au même temps que cette lettre parcourait les kilomètres qui nous séparent, moi, un peu plus loin encore, je découvrais sur le sol new-yorkais d’autres cœurs qui cherchent être cicatrisés.

Decepción

cancelar
___________________
Déception

Lacasitos

Lacasitos
Tengo pequeñas manías. Una de ellas es ordenar por colores el caos de lacasitos para luego proceder a comérmelos.

¿Cuál es el sistema?
Consiste en empezar por aquella fila que más número de lacasitos tenga, y así hasta que todas queden enrasadas. Luego ya paso al segundo nivel, en el que voy discriminando por preferencia de color cuidando siempre de igualar las filas.

El último siempre es rojo.
.

Asesinato

asesinato azul

…pobre Pitufo.

___________________
Meurtre
…pauvre Schtroumpf.

La vida de los otros

Gris. Un hombre gris con una vida gris y la pegajosa melaza del poder que le hace creerse importante.

Los otros. La vida de los otros que el hombre gris revive y reconstruye con tiza sobre el suelo.

Das Leben der Anderen

Otro poder. El poder de hacer el bien.

Sonata para un hombre bueno.

(anotaciones sobre la película de F. Henckel von Donnersmarck Das Leben der Anderen).
.

Noticia

:)
Acabo de recibir una buena noticia.
Ya os contaré qué es si todo sale bien. Por ahora no puedo decir más.
Buena noticia
___________________
Nouvelle
:)
Je viens de recevoir une bonne nouvelle.
Si tout va bien je vous dirai de quoi il s’agit. Par l’instant je ne peux pas plus en parler.

En proceso 01

Ando muy liada estos días, creo que lo dije en alguna parte de este blog, y hoy estoy especialmente cansada. Así que he pensado que o bien hoy no publicaba nada por no haber tenido tiempo (ni fuerzas) de pensar algo para el blog, o bien podía seguir aquí con una de las cosas que me tienen tan atareada. (He optado por la segunda opción).

(son dos bocetos para un díptico).

Boceto díptico

Incertidumbre momentánea

He empezado a contestar un comentario del post que precede a este, pero cuando he acabado se me ha quedado pegado a los dedos y se ha venido aquí, a un espacio propio. Lo que decía es esto:

Creo que aunque nadie me leyera yo seguiría haciendo el blog. Ya escribía en mis cuadernos antes de que naciera Té con leche y de igual manera lo haré cuando esto acabe. Para mí este blog es una manera de ejercitar mi cerebro, de ordenar de algún modo los pensamientos que me vienen o una excusa para hacer fotos y contar historias. Sin embargo no puedo negar que gran parte de su atractivo es recibir otras visiones, ver qué os sugieren los post. Ya dije una vez y lo mantengo que aprendo mucho de lo que decís, me hacéis pensar y eso me gusta.

Si me planteo dejar un tiempo el blog o escribir menos seguido es sobre todo porque hay días en que apenas tengo tiempo de nada y en mi cabeza ronda un “pues todavía no has pensado el post”… Sin embargo, a pesar de que haya días en que me parece que como el Conejo Blanco llego tarde a todas partes, lo cierto es que me lo paso fenomenal, me encanta montarme mis historias, y he descubierto que me gusta compartirlas, ¿una vena exhibicionista? probablemente en parte sí, pero también el hecho de hacerlo público supone poner un cuidado que no tendría al escribir sólo para mí… Sí, es algo así como llevar los deberes bien hechos porque si no te ponen mala nota, qué quieres que te diga, necesito algo de presión. Por eso mismo, por mi pereza innata, si no noto esa “presión” pues me cuesta más “cumplir” con mi rutina, y me planteo volver a la intimidad de mis cuadernos, que oye, si cae una mancha de chocolate, pues ahí se queda, que tampoco molesta tanto.

A esto me refiero con lo de los sentimientos contradictorios, me encanta el blog, si te fijas está todo tan limpito…, es como una gran bufanda de imágenes y textos, y además se quedan enredados trocitos de aro, david, efe, rbk, ripio, y algún otro, pero quizá sea momento de tomar un té con calma, y volver luego con más ánimos.

Pero esto, así como me viene, se me va en un ratito. Y yo sigo por aquí, que si quieres pongo más agua en el fuego y nos servimos otra taza.

(David, si tu ne comprends pas quelque chose n’hésites pas à me poser des questions).

Teatro

“Abrid puertas y ventanas
las que vivís en el pueblo,
el segador pide rosas
para adornar su sombrero.”“La casa de Bernarda Alba”, Federico García Lorca

[Teatro. Todo es silencio. Comienza un nuevo Acto. Durante unos segundos el instante de lo cotidiano queda atrapado en los gestos detenidos. Luego, como si despertásemos del sueño, todo vuelve a ponerse en movimiento, quedando en la retina ese momento único en que la vida se hace fotografía]
.

Extravío

He vuelto.
Espero que no se me hayan perdido las palabras por el camino.

___________________
L’égarement
Je suis de retour.
J’espère n’avoir pas perdu les mots sur le chemin.

14

ate y chopito.
“chopito”, el nombre, viene de chopo. Chopito, ella (porque a pesar del nombre era gatita), no vino de un árbol, aunque los primeros meses pareciese un clon del mono Amedio, sino de la mano de un amigo un 14 de noviembre de hace 9 años.

Si al principio parecía un mono, pronto descubrimos que su comportamiento era de perro.

“ate”, el nombre, viene de Atenea. Ate, ella, era una pequeña gran diosa que recibió a un mono-perro de mala gana al principio y con la devoción de madre adoptiva con el tiempo.

Chopito y Ate se hicieron inseparables. La una copiaba como alumna aplicada todas las costumbres de una vida de gato dedicada al placer, la otra se ocupaba del aseo de ambas y asumía con gusto el papel de madre y maestra. Así aprendió Chopito que la felicidad se encuentra en un regazo, que no hay mejor lugar que las mañanas al sol, y que el plato más exquisito de la tierra es un trocito de jamón de york (para ser sincera en esta última enseñanza Ate fracasó, Chopito, más humana y menos diosa, decidió que el plato más sabroso debía ser más contundente y se hizo fiel seguidora de los lácteos… más concretamente de la mantequilla).

Durante ocho años allí donde más calorcito hacía se podía ver una masa de pelo con dos cabezas, ronroneando a la par, soñando con palomas y turnándose para la vigilancia en caso de peligro.

Luego, un día de julio, Ate se volvió al Olimpo. Chopito, la gatita-perro, no lo supo entender y se pasó medio año esperando su regreso, pero no quiso esperar más y se dejó marchar.

Chopito llegó un 14 de noviembre y se fue 8 años y 3 meses después, hace hoy un año.

ate y chopito
.

Duda

.
¿A los muertos se les entierra con reloj?

Jean Cocteau hablando de Proust: «Su obra continuaba viviendo como los relojes de pulsera de los soldados muertos»(Texto extraído de “El cine según Hitchcock“, François Truffaut)


Desdoblamiento

Mi blog tiene doble personalidad.
Según qué ojos lo miren se transforma.

Parece que los encendidos ojos del zorrito de Firefox mantienen la imagen de siempre, un gris a tamaño medio para el texto en español y un dorado más pequeño para la traducción al francés.

Si la mirada proviene de la incompresiblemente azulada e del Explorer (incomprensible para mí, que de siempre la “e” ha sido verde) la página opta por afrancesarse y se hace toda ella dorada y pequeñita.

Como yo soy amiga del zorrito de fuego no me he dado cuenta hasta hoy. Ya ayer me llegaron rumores en ciertos comentarios de que las erres del blog sonaban más suaves, bueno, pensé yo, será que os suenan más suaves porque la nieve las ha redondeado. Hoy, nuevos comentarios me hablaban de su brillo de oro, y a esto ya no le he encontrado sentido. Un poco asustada por lo que me iba a encontrar, le he pedido al ratón que bajase al mundo onírico en que las “es” son celestes y transforman la realidad para que inspeccionase lo sucedido. Ha vuelto algo mareado de su aventura y me ha traído esta foto.

Efectivamente mi blog tiene doble personalidad.

Foto tomada por mi ratón cuando estuvo de vacaciones en el universo Explorer.
Té con leche visto con el Explorer
.

Foto tomada por el Zorrito Firefox.
Té con leche visto con Firefox
.

Mermelada

Un regalo nutritivo:

He de reconocer que la mermelada de chocolate y naranja tiene un sabor un poco peculiar… habrá que dosificarlo. Pero las avellanas bañadas en chocolate están deliciosas.
:)

Chocolat Factory
.
Chocolat Factory
.

Roca

Silvaplana

.
Dice Nietzsche en Ecce homo:

“Voy a contar ahora la historia del Zaratustra. La concepción fundamental de la obra, el pensamiento del eterno retorno, esa fórmula suprema de afirmación a que se puede llegar en absoluto, — es de agosto del año 1881: se encuentra anotado en una hoja a cuyo final está escrito: «A 6.000 pies más allá del hombre y del tiempo». Aquel día caminaba yo junto al lago de Silvaplana a través de los bosques; junto a una imponente roca que se eleva en forma de pirámide no lejos de Surlei, me detuve. Entonces me vino ese pensamiento.”

Vaya por delante que no he leído ni Zaratustra ni Ecce homo. Vaya por delante que yo no tendría que haber estado en Silvaplana si no hubiera sido por tristes acontecimientos.

Puesto que hay personas que hubieran podido explicar mil veces mejor que yo toda esta historia yo me limitaré a describir cómo fue mi encuentro con la roca, una roca que no pasa desapercibida al caminante.

Sils-María desde el Corvatsch

.
Sils-María es una pequeña franja de tierra entre dos lagos. Un pequeño pueblo que no sabe hacia dónde mirar. Si uno se pone en el centro podría girar trescientos sesenta grados diciendo: Agua, Montañas, Agua, Montañas. En ese orden y en mayúsculas. Para descansar la vista de tanta belleza solo cabría alzar la vista, pero entonces la boca se llenaría de la palabra “Cielo”.

Desde Sils-María, donde Nietzsche pasó sus últimos veranos, hay un bonito paseo (digo uno, pero hay mil) entorno al lago de Silvaplana camino a las faldas del imponente Pico Corvatsch.

La roca de la que habla Nietzsche se encuentra efectivamente a la orilla del lago de Silvaplana, es la única que rompe la frontera que separa el agua del camino. Si su situación es curiosa, más lo es su forma, una pirámide que reclama la atención como un acento en el paisaje.

El lugar (y no es por quitarle mérito a Nietzsche) anima a la reflexión. La mirada queda atrapada en el paisaje, pero al mismo tiempo nada la retiene, tal es su grandeza. Montañas inabarcables, reflejos caleidoscópicos en el agua, nubes metamorfoseantes, sólo esa roca, ahí puesta, como un pequeño icono puede ser largamente observada. Y así lo hice, y mi mirada seguirá allí eternamente, a 6.000 pies más allá del hombre y del tiempo.

la roca de Nietzsche

.

smenita

“El abad que a tal hora anda,
¿qué demanda?”
del Cancionero de Palacio, s. XV

Hace dos días pasó algo inesperado.
Al menos cinco veces, vete tú a saber si alguna más, vino a visitarnos smenita. Su insistente presencia no pasó desapercibida, algo querría decirnos…

¿qué quería smenita?

código secreto.

Older posts

© 2017 Caleidoscopio

Theme by Anders NorenUp ↑