Caleidoscopio

Fragmentos de interior

Cronómetro

Cuidado, no pises mi vida.

cronómetro

cronómetro

___________________
Chronomètre
Attention, ne marche pas sur ma vie.


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/2/d437528501/htdocs/caleidoscopio/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 399

4 Comments

  1. veo que tu vida en algunos puntos no es todo lo recta que debiera ser. Aún así, trataré por todos los medios de no pisarla, pero me temo que corre gran peligro de ser borrada por el tiempo… algo habrá que hacer, pero de todas formas, ni Julio Cesar aguantará los eones de oscuridad y frío negro

    fnewyej
    Fue nadando entre Washington y España jadeando.

  2. sí, allí hacia el fondo se ve un temblor que no sé si se corresponderá con la época en que empecé a montar en bici…

    Pobre Julio, con la ilusión que le hacía.

    tkktuwp:
    tenía Kafka kilómetros terrestres. Usábalos Walter provechosamente.

  3. hablando de Julio, casi seguro fue Julio Cortázar (pero si fue otro, no importa) quien comparó a las palabras escritas con “filas de hormigas negras” metáfora muy gráfica en tu foto, excepto por el hecho que tus hormigas son demasiado blancas para ser hormigas.
    La vida de todos EFE, inevitablemente será borrada. Uno trata de inmortalizarse, pero no hay caso… yo por ejemplo hice algunas casas, y traté de dispersarme en cada rincón de ellas, pero pasan los años y veo que envejecen más rápido que yo, así que temo que esas piedras no me sobrevivan. Otros, más megalómanos y con más energía, armaron flores de quilombos o hicieron grandes obras con tal de ser recordados. El hecho es que 1000 o 2000 años después se recuerda sólo el quilombo o la obra, pero no la vida del soberbio en cuestión. Además de que por ese camino uno corre el riesgo de hacer el rídículo, como Trajano con su columna, que lo hace ver tan patético como monumental es su falo-cuenta-historias.
    Hace poco le di el gusto a mi hija, que se le metió en la cabeza conocer el cementerio. Fuimos los dos una tarde soleada, pero no nos pudimos sobreponer a la parte acongojante del asunto. Lo que nos demolió el ánimo fue llegar al sector de la gente pobre, y ver en varias, muchas tumbitas que eran apenas una cruz con un sector delimitado en la tierra con piedritas blancas, juguetes de chiquitos. Eso fue muy duro, ver ahí los autitos, muñecas, power rangers gastados por el sol e imaginar a los nenitos/as que jugaban con ellos… Bueno, ya de salida dimos con un sector de nichos muy pequeños, eran para urnas de cenizas. La conversación terminó en mi comentario de que eso quería yo, que me cremen y tiren las cenizas a la mierda, ahí mismo donde se las den, sin ceremonia alguna, y Abril sosteniendo que de ninguna manera, que ella quería ponerme en una tumba como dios manda para llevarme flores. Salimos huyendo y no se volvió a hablar del asunto, visto que se le de la vuelta que se le de, la inmortalidad dura tan poco.

    fegoucv
    feroces espectros grisáceos ocultan unos conflictos vitales…

  4. Ripio dijo: “comparó a las palabras escritas con “filas de hormigas negras””.

    mira que me dan asco las hormigas, pero qué bonita la frase.
    :)

    Ripio dijo: “visto que se le de la vuelta que se le de, la inmortalidad dura tan poco.”.

    te respondo con otra cita, ésta de Borges:

    “¿De qué otra forma se puede amenazar que no sea de muerte? Lo interesante, lo original, sería que alguien lo amenace a uno con la inmortalidad.”

    xbrii:
    Ximena brillaba rutilante, intensa, incendiaria.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*

© 2019 Caleidoscopio

Theme by Anders NorenUp ↑