Caleidoscopio

Fragmentos de interior

Eclipse

Una caricia de sombra
y la luna se volvió roja.

8 lunas durante el eclipse

___________________
L’éclipse
Une caresse d’ombre
et la lune se tourna en rouge.


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/2/d437528501/htdocs/caleidoscopio/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 399

6 Comments

  1. Quand le soir invite la nuit dans son lit.
    Joyeusement devenu flamme,
    la lune de son œil voyeur est le reflet de nos passions.

    David

  2. no sé que ha dicho David, pero tiene pinta de ser muy bonito.

    La Luna me puede. Cuando la miro de perfil con un mechón que se ha escapado del peinado, me enamora.

    lxorer:
    luna ximbionte, otrora reinante, esculpe rubies.

  3. ¡qué cosas tan bonitas escribís!
    :)

    David, je me laisse transporter par ta poésie qui m’inspire…

    Son œil pleure lunes liquides,
    petits univers des kaléidoscopiques passions.

    efe ¿la luna tiene perfil? ¿una línea blanca y luminosa que raja la noche?

    Besos varios

    sofhpnp:
    solía observar fantásticos hechizos, pero nunca participaba.

  4. Hay que ver los recuros que se gastan estos europeos… luna de colores, ya no saben que inventar!
    Nosotros también teníamos una luna. Era más modesta que la vuestra, claro. Si les cuento incluso que la nuestra era en blanco y negro, como esas películas que miraba mi mamás allá por los 50’s.
    Y así, en blanco y negro, modesta, subdesarrollada y todo, era nuesta luna, y la queríamos por eso. Porque era nuestra.
    Y porque había inspirado los besos de nuestros padres y abuelos, y porque era bueno salir a cazar ranas alumbrados por su luz.
    Pero un día nos despertamos con la novedad de la flota americana anclada en el Río de la Plata. De inmediato preparamos las hollas de aceite hirviendo, alistándonos para repelerlos como en las dos invasiones inglesas, allá por 1806. También llevamos grandes piedras, bolsas de arena, palos, hasta los muebles de nuestas casas sacamos para hacer las barricadas. Todos, los hombres jóvenes, pero también las mujeres, los ancianos y hasta los niños, todos a las barricadas con nuestras armas más temibles: lanzas tacuaras, boleadoras, arcabuces y cacerolas de las que pegan fuerte en la cabeza sin abollarse.
    A pesar de sus vehículos de desembarco, de sus miras laser, dispositivos de visión nocturna, GPS, bombas inteligentes y misiles a radio control, la primera oleada de marinnes no atravesó ilesa nuestras defensas. No señor!
    El soldado Ray Peter Vásquez sufrió distensión de ligamento en su pierna izquierda, el soldado Joseph López Arancibia padeció la torcedura de su dedo meñique y el Sargento Mayor Brian O’Connors pérdida temporaria de la visión de su ojo derecho al sufrir un escupitajo de Doña Ramira, quien valiéndose de la falta de sus dientes delanteros superiores, lanzaba los mismos con precisión y puntería endiabladas sin tener siquiera que abrir la boca.
    Todo esto sin contar el resto de tropa que salió de allí con lesiones menores, pero no por ello menos desmoralizantes y hasta deshonrosas.
    Si fue casi otro Viet Nam…
    Pero lo cierto es que el poder del imperio se impuso. A Panamá le robaron su canal, a Irak su petróleo, a estos tal cosa, a aquellos tal otra, a nosotros nos robaron nuestra luna.
    Tuvimos que ver desolados como nos deslunaban.
    La pescaron en una red tirada por dos helicópteros Apache AH de la 101 División Aerotransportada del ejército y allí mismo, ante nuestros ojos, la dejaron tendida y chata sobre la cubierta de un portaviones de la clase Nimitz, gris, húmeda y fría como una merluza recién pescada.
    Y allí mismo procedieron a… dios, si cuesta creer semejante barbarie, procedieron a rallarla ante la mirada impávida y completa inacción de la tripulación del Raimbow Warrior, que se encontraba por esos días, casualmente, haciendo escala en nuestro puerto para que su tripulación visitara los burdeles de la ciudad, preferidos incluso por sobre los más conspicuos prostíbulos de Nantuket, Cádiz y Plymouth.
    En fin, que así, capturada, humillada y finalmente rallada, nuestra luna telúrica, criolla, ¡luna argentina carajo!, fue engullida por las bodegas de un gigantesco carguero, y nunca volvimos a saber de ella hasta la hambruna de 2003, aquella en la que recibimos tantas toneladas de alimentos vencidos y medicinas experimentales humanitariamente enviados por la ONU: “Leche en polvo con 98% de luna rallada” decían los los empaques perfectamente envasados al vacío. “Consumir preferentemente antes del 14 de noviembre de 1986”.

    vwzjez
    vamos, Walter zapatea, juega, esquiva ¡zapatea!

  5. XDD. Tu necesitas urgentemente un blog. Te reitero mi ofrecimiento de ser editor de Marte Rojo.

    Tengo en el disco duro pendiente de ver “adios querida luna”, (peli argentina) en la que el gobierno argentino toma la decisión de volatilizar la Luna en contra de los demás gobiernos, para salvar la Tierra de su desastroso influjo gravitatorio en un futuro cercano.

    dmqoyt:
    dios me quiere ondular y triturar.

  6. XD se me nota el sidrome de abstinencia?
    No tenía registrado un ofrecimiento tuyo anterior a este. Muchas gracias por el mismo, yo acepto con gusto, pero te advierto que terminé por asumir mi desprolijidad y temo que allí donde piso no vuelve a crecer el pasto.

    lsfuz
    Lucifer salió feliz, ufano, zapateando.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*

© 2022 Caleidoscopio

Theme by Anders NorenUp ↑