Parva sed apta mihi
(pequeña pero suficiente para mí)
Ariosto

Mi casa, como la de Ariosto, es parva, sed apta mihi, y la mesa de la cocina es como una playa donde se suceden las mareas: según la hora del día llegan olas de trabajo o de comida.

 

home

home