El otoño de hace un año vestía estos colores.

Durante nuestro viaje por Abruzzo descubrimos que hay montañas que reposan sobre arcos.

En Sulmona las calabazas se reúnen y organizan excursiones.

Un gato dormitaba sobre una cinquecento.

Y las señales de tráfico son muy nutritivas.

Creíamos estar solos en la carretera…

… hasta que nos cruzamos con caballos, vacas, un zorro y un ciervo.

(aunque también con una procesión).

Aquel viaje quedó tras una puerta llena de llaves.

Pero por suerte tengo una copia :)