Caleidoscopio

Fragmentos de interior

La ventana indiscreta

Compañero nocturno

El psiquiatra del tercero, harto de escuchar durante horas las miserias de sus pacientes, se desahogó aquella noche con su discreto amigo. Lo que no supo, es que sus secretos no se irían a la tumba… la noche los trajo también hasta mi ventana.

4 Comments

  1. Pues guarda bien esos secretos, ya sabes;)
    Yo a veces los escribo, sirve para quitar lastre cuando el secreto pesa, y si te cuidas bien, nadie lo descubre.
    Un beso!

  2. sí, sí, yo sé guardar bien los secretos…

    por cierto, ¿te he contado lo que me dijo el otro día el vecino del quinto (que no sé si sabrás que ya tiene solucionado lo suyo) sobre la sobrina del carnicero, el que perdió un dedo cortando el cordero de la cena de nochevieja de Juanjo, que, a todo ésto, no sé si sabes que ya se habla con su novia, de la que dicen que bla, bla, bla, bla, blaaaaa….

    :p

    Besos

  3. Eso me recuerda a Susanita…y Mafalda poniendo cara de (ya está esta otra vez con sus chismes). Sonrío

  4. jajaja! hay una tira en la que el bocadillo de Susanita va creciendo y creciendo hasta que en la última viñeta invade completamente todo el recuadro :)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*

© 2017 Caleidoscopio

Theme by Anders NorenUp ↑