Caleidoscopio

Fragmentos de interior

puntos suspensivos
Los puntos suspensivos son tres eclipses de luna: tras ellos, noche cerrada.

A los puntos suspensivos llegarás tras una última palabra, aquella que te prometerá misterios, una palabra que quedará como un eco en tu memoria y se irá desdibujando con cada eclipse hasta que apenas recuerdes si existió.

Cuando los puntos estén a tu espalda esa palabra ya estará lejos, intenta atar un cabo de tu memoria, cuando sigas andando sólo eso podrá guiarte atrás.
Tras ellos sólo hay un abismo de espera, un páramo blanco que como el hielo resbala. Si caes rodarás sobre su fría superficie sin otro muelle donde atracar, con el horizonte como único objetivo, un horizonte blanco sobre un suelo blanco bajo un cielo blanco.

No, ni noche ni cerrada, tras los puntos suspensivos está el olvido que siempre es blanco, así que cuando te encuentres con ellos piensa si quieres traspasarlos, todavía puedes volverte atrás.

6 Comments

  1. me copié este texto. Quién sabe, tal vez algún día, seguramente un día frío, ventoso y con el cielo gris plomo, me encuentre sumido en la depresión más profunda. Releer estas líneas que he copiado podría ser lo que me dé el empujoncillo final para apretar el gatillo del suicidio irreversible XDDD

    Cuánta nostalgia.

    A los puntos suspensivos llegarás tras una última palabra, aquella que te prometerá misterios, una palabra que quedará como un eco en tu memoria

    También el disparo, ese último gesto, dejaría tras de sí, como puntos suspensivos, el eco del estampido y el misterio más grande, el del muerto, definitivamente inabordable al otro lado del abismo (me acuerdo de unos versos de Borges que dicen más o menos “seré el otro, el misterioso, el muerto”).

    En fin… (< --- brrrrr, si ahora me da cosita volver a usarlos) que comentarios tan "alegres" me surgen de tanta nostalgia, eclipse, olvido, blancura, desdibujo, última palabra, espalda, lejanía, abismo, eco, caída, frialdad, páramo. Niña… Bueno, y ahora, más repuestos y sólo por discutir: no me asustaría rodar sobre la fría superficie de un páramo blanco y resbaloso como el hielo, con un horizonte blanco bajo un cielo blanco como único objetivo porque digo yo, sin puntos de referencia que indiquen movimiento, uno podría resbalar eternamente sin notarlo. Movimiento es un concepto que tiene sentido sólo si hay cosas entre las cuales moverse, si hay un desde y un hacia adonde.
    Y por seguir discutiendo, a mí esos puntos del dibujo me parecen tres agujeros marca Acme, como esos que compraba el Coyote y que sacaba de una caja para ponerlos en una roca o en medio del camino.

    uktvgdrz
    urdimbre kilométrica trae vagos gemidos demorados, reza Zeus.

  2. Me encantará serte de ayuda si decides suicidarte, siempre es reconfortante ser útil en lo que se pueda.

    Para mí el disparo no será un eco, con tu permiso me puse los tapones.

    Y no te creas, la rozadura del culo te dirá cuánta eternidad llevas rodando.

    El coyote siempre me dio pena, pobre, el hambre que pasó y no se le ocurrió que unos espaguetis bolognesa están mejor que un correcaminos correoso.

    faqej:
    feliz aquél que es juerguista.

  3. Ripio en su tesis sostuvo: Movimiento es un concepto que tiene sentido sólo si hay cosas entre las cuales moverse, si hay un desde y un hacia adonde.

    lene, intentando una antítesis, replica: la rozadura del culo te dirá cuánta eternidad llevas rodando.

    Pero antes ha dicho:un páramo blanco que como el hielo resbala.

    Entonces: si resbala y es blanco, es hielo, tal cual vos aventurás sin atreverte a afirmarlo. El hielo es liso (y completamente resbaloso), así que no hay protuberancias, rusticidad de textura, aspereza que pudiera provocar raspones y/o escoriaciones que a su vez provocaran ardor en el culito en cuestión, ese que tan amablemente se ha prestado como sujeto de prueba para nuestro debate. No habiendo ardor por raspadura, que otra cosa podria provocarlo? Esta claro: sería el calor, producto de la fricción. Pero, cómo puede la mínima fricción del hielo provocar calor en la tersa piel del culito si este, justamente, está en contacto con una superficie helada?

    Recapitulando:
    a) sin un desde y un hacia adonde, sin mojones, puntos de referencia entre los cuales moverse, el movimiento no existe (el espacio está definido por las cosas, no es un contenedor preexistente a las mismas).
    b) sin rozadura de posaderas, incluso ese hipotético espacio vacío sobre el cual hipotéticamente se mueve nuestro culo-sujeto, sería imperceptible.

    De a)= Filosóficamente incorrecto
    de b)= empíricamente imposible de comprobar.

    Luego: en tu páramo de hielo, el movimiento no existe.

    ozxdpqi
    Odin, Zeus, Xochiquétzal, dioses perdidos que irritan.

  4. Por mucho que intentes crear la que será conocida como teoría errónea del movimiento según Ripio, no hagas la prueba, sólo uno de cada diez especialistas en nalgas lo recomienda (y ese es conocido como “el sádico”, no digo más).

    Esos dioses que nombras irritan como el hielo ¿no? :p

    udfyg:
    Un día fui y gané.

  5. probar? Estás loca? Yo soy un teórico! XDDD
    Si te han bombardeado en tus estudios con filosofía durante media vida como a mí, recordarás bien una de las más conocidas de las paradojas de Zenón, la de la flecha. Para no explicar de memoria y mal lo que supuse que estaría bien explicado en algún lado, acá busqué un link:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Paradojas_de_Zen%C3%B3n

    En síntesis, el tipo concluye De modo que la flecha está siempre en reposo: el movimiento es imposible.

    Sin embargo, y como no era ningún boludo, evitaba prolijamente pararse por ahí y hacerse disparar una flecha al pecho.

    Así que si ya lo hacía Zenón hace 2500 años, no vamos a cambiar la tradición: dejemos la teoría como tal y cuidemos nuestros culitos.

    qscxdpi
    que scanner Canon x dpi

  6. Zenón, qué tipo extraño! No le debían de hacer mucho caso para que se dedicase a contar una y otra vez la misma historia que si con flechitas, (parece que no gusta… vaya, pensemos otra cosa… esto… algo para niños y mayores… ah, sí, una oruga ¿oruga? no, perdón, quise decir “tortuga”, pero si no funciona contrato a la oruga que me sale algo más cara pero todo sea porque alguien me escuche…). Incluso tiró piedras contra un árbol, hay que estar necesitado de cariño para llamar así la atención! Y bueno, así pasó su vida, olvidado por los siglos de los siglos hasta que una piedra suelta decidió hacer memoria y replanteó la teoría… pero todo sea dicho: sin mucho éxito.

    :p

    ltfffr:
    Lo tiene fácil, filosofa fingiendo realidades.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*

© 2018 Caleidoscopio

Theme by Anders NorenUp ↑