Voz

¿Te das cuenta? tu voz se hace blanca.

Y se estira. Se alarga tanto que la ele y la ge se encogen para no quedarse ancladas. Tu voz se enreda con otras voces y se cruza con un ¿te tomaste las pastillas?, y un hoy vine antes de la escuela, pero sigue su camino, concentrada en no perder el hilo.

A veces tu voz sigue otra ruta, pero entonces ya no es blanca, es casi transparente y más delgada que el hilo de tu pensamiento. Se desliza líquida y fina hasta esa cajita donde rebosan las frases que nunca pronunciaste. Cuando esto ocurre, al otro lado hay un teléfono que comunica.

… … … … … … … … … … … … … …
.