Caleidoscopio

Fragmentos de interior

Spreepark

Hace unos días descubrí la entrada al mundo paralelo de Dragones y Mazmorras.
Es un lugar secreto que guarda muchos de los misterios y aventuras que viví en mi infancia, adonde hay que entrar sin ser visto y procurando no hacer ruido.

Con mi propio mapa del tesoro llegué al barco pirata de los Goonies, vi las huellas de Indiana Jones huyendo de una gigantesca bola de piedra y, oculta entre la vegetación, descubrí la entrada a la guarida de los morlocks. Todo ello mientras mis pasos seguían unas vías abandonadas y en mi cabeza sonaba la banda sonora de Cuenta conmigo.

Aquella tarde tuve El tiempo en mis manos.

 

4 Comments

  1. Jejeje, me encanta toda la memoria sobre nuestra infancia, esas maravillosas series y películas, jejeje, la verdasd es que las fotos hacen buena mención a ello, me encanta, de verdad, un besazo, y busca al amo del calabozo, jajajaja, muacks

  2. Increíble lugar…
    Me lo chivas?

  3. Me recuerda Bomarzo pero,en este caso, el principe dueño del parque sería un inversor americano al estilo Adelson, ya sabes, el que quiere hacer un Eurovegas en Alcorcón.

  4. Gracias, Andy :) Un beso!

    Isra, te lo chivo: el lugar está en el título ;)
    (hay que tener cuidado al entrar, tienes que buscar una rendija en la valla y procurar que no te vean, dentro quizá te cruces con otros aventureros y después del susto y ver que no son guardas, puedes seguir el safari fotográfico). Cuando nosotros salimos, orgullosos de nuestra hazaña, nos dimos cuenta de que acababa de llegar una patrulla de la policía para hacer una ronda por fuera… si lo llego a saber antes de entrar, no sé si hubiera sido “tan valiente”… ;)

    mm ¡Ay si te oyese el príncipe de Bomarzo! Bonito Bomarzo, ¿eh? :)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*

© 2017 Caleidoscopio

Theme by Anders NorenUp ↑