Harry Potter tiene perro y vive en mi calle.

Mientras su perro ladraba a mi gata, nosotros nos hemos mirado con ojos risueños pensando en qué conjuros se estarían lanzando a través de la ventana.
.