Caleidoscopio

Fragmentos de interior

Category: Citas (page 2 of 2)

Rayuela

“Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos.”

Julio Cortázar, Rayuela.
.

Cancionero

“En la peña, sobre la peña,
duerme la niña y sueña”Antonio de Villegas,
Inventario (1565)

niña

Cementerio

lápida

lápida

“Here lies One
Whose Name was writ in Water

(lápida de John Keats en el cementerio protestante de Roma)

Inercia

“El perezoso se siente realmente como en una cárcel que cada vez se le hace más lóbrega, pero al mismo tiempo se dedica con morbosa complacencia a pintar de purpurina los barrotes de la celda de donde dice estar deseando escapar, a desechar por melladas, pequeñas o grandes, las limas con que cuenta para serrarlos y a cantar con retórica trasnochada el ocaso de otra tarde que se le va de entre las manos, tras lo cual se echa a dormir arrebujado en lo oscuro, como al cabo de una fatigosa faena, mientras se dice entre dientes “ya habrá tiempo”, y esa misma jaculatoria se le viene inmediatamente a los labios cuando mira amanecer con redoblado malestar el nuevo día que tiene que llevar a cuestas, odiando ya su luz apenas la vislumbra, sabiendo oscuramente de antemano que está traicionando al dios a quien invoca, que malversará el tiempo que le hace señas desde fuera invitándole a su nave, que no se embarcará en él; repite como respuesta obtusa a sus señales “no puedo salir, ya habrá tiempo”, mientras mata el tiempo de hoy igual que hizo con el de ayer, repintando las rejas que le separan de él, fortificando el recinto de su encierro.”

Carmen Martín Gaite, El cuento de nunca acabar.

Confitería

” En este camino de ida y vuelta pasábamos siempre por delante de la confitería. Aunque lo que se dice pasar, nunca pasábamos: nos deteníamos ante su pequeño escaparate comiéndonos con los ojos los grandes tarros de cristal llenos de bolas de caramelo, los adoquines de dulce pintados con rayas oscuras y claras, los bombones de fresa, y los escarchados de menta, y los confites ácidos, de pera, de limón, y todo lo demás. “

Roald Dahl, Boy, relatos de infancia.

Nadie ha descrito mejor que Roald Dahl la fascinación que provocan las golosinas. Hoy, el autor de La fábrica de chocolate, habría cumplido 90 años.
La mejor manera que he encontrado para homenajearle es esta: un fragmento de Boy, relatos de infancia y unas chuches (rojas, claro).

Chucherías

Chucherías

La calle

Es una calle larga y silenciosa.
Ando en tinieblas y tropiezo y caigo

y me levanto y piso con pies ciegos

las piedras mudas y las hojas secas

y alguien detrás de mí también las pisa:

si me detengo, se detiene;

si corro, corre. Vuelvo el rostro: nadie.

Todo está oscuro y sin salida,

y doy vueltas y vueltas en esquinas

que dan siempre a la calle

donde nadie me espera ni me sigue,

donde yo sigo a un hombre que tropieza

y se levanta y dice al verme: nadie.

Octavio Paz

Newer posts

© 2017 Caleidoscopio

Theme by Anders NorenUp ↑